Lunes 2 Agosto 2021

¡¡¡Que no se lo traguen todo!!!

Alcohol

Ha llegado el verano del 2021, las restricciones ya no son tan restrictivas, se acabó el toque de queda y se acercan las fiestas patronales, (o, mejor dicho, las NO FIESTAS) y el alcohol y otras drogas “están en boca de todos y todas”.
Con el fin del estado de alarma aumentan considerablemente las intoxicaciones etílicas en los jóvenes de nuestra Comarca, coincidiendo también con el fin de curso, celebraciones por las notas, por la EVAU, la llegada del verano…

Durante estos meses, se ha comprobado que en el momento en que la población joven ha tenido menos acceso y disponibilidad y no ha podido tener relaciones sociales ha dejado de beber, por lo que se pone de manifiesto que salirde fiestas y celebraciones es equivalente a borracheras y desfase. Así pues, desde el Plan de Prevención de Adicciones, y fundamentalmente desde el Servicio de Juventud de la Comarca Ribera Baja del Ebro, se está trabajando en acciones preventivas y en otros modelos de ocio para los jóvenes, para que no lo basen solo en el consumo de alcohol.

El alcohol es la droga que crea más problemas a un mayor número de jóvenes; estos problemas pueden ser físicos, psicológicos, emocionales y sociales. Sus riesgos físicos y psíquicos son aún mayores cuando el sistema nervioso central de la persona –el cerebro- se halla aún en crecimiento. Por eso cuando se trata de adolescentes en general y de nuestro/as hijo/as en particular, lo más deseable es que no beban, sobre todo si son menores de edad.

El alcohol impacta negativamente en nuestro organismo, sobre todo en el sistema digestivo y nervioso. La sobredosis de alcohol es una urgencia sanitaria de primer nivel (puede llegar a ser mortal). Además, distorsiona la percepción y altera la capacidad de juicio y la valoración de la realidad. Al beber también se relaja el cuerpo y se vuelve más torpe y disminuye la capacidad de reacción ante estímulos externos. También potencia la impulsividad y puede favorecer que se desencadenen conductas agresivas.

Por ello, las instituciones políticas, sociales, educativas, sanitarias, y, muy importante, también los padres y madres, deben hacer lo que esté en sus manos para que los chicos y chicas menores de edad no beban alcohol. O, si lo hacen, procurar que lo hagan de manera pausada (en pequeñas cantidades) y no habitualmente.

La última decisión –sobre beber alcohol o no- está en ellos, pero los padres y madres juegan un papel importante.

ORIENTACIONES SOBRE EL ALCOHOL PARA PADRES Y MADRES CON HIJOS ADOLESCENTES Y JÓVENES ANTES DE QUE SALGAN DE CASA:

• Explicar clara y seriamente, pero de forma cercana, los efectos nocivos que el consumo de alcohol tiene para su edad y que estos efectos se incrementan según el sexo y el peso corporal. Además de las secuelas que puede dejar para su vida adulta.

• Supervisar la alimentación, antes de que se marchen de casa.

• Supervisar el dinero que llevan, ya que, cuanto más dinero, más riesgo de beber mayor cantidad de alcohol.

Recomendar, que si aún así van a beber:

• Mejor bebidas de baja graduación, por ejemplo, si beben cerveza controlarán más y tendrán menos riesgos que si beben cubatas o chupitos.

• Evitar seguir el ritmo de personas más mayores o más acostumbradas a beber: les irá mejor si van a su propio ritmo y no se apuntan a todas las rondas.

• Evitar llegar al punto en el que es fácil perder la cuenta de lo que se está bebiendo.

• Juntarse también con amigo/as que no beban o que lo hagan con prudencia.

• No acostumbrarse a beber siempre que se sale o, si cuando salen de fiesta tienden a beber, alternar salir de marcha con otras formas de pasarlo bien en las que no haya alcohol: ver una película, torneos deportivos, actividades de los espacios jóvenes, etc…

• No conducir nunca bajo los efectos del alcohol, ni subirse a un vehículo conducido por alguien que haya bebido.

• Acordarse de coger el preservativo si hay posibilidades de usarlo.

• Mantener el buen rollo con los otros jóvenes y respetarlos de la misma manera que ellos quieren ser respetados.

Y SI LLEGAN A CASA BORRACHO/AS:

• Respirar profundamente y postergar la conversación para el día siguiente, cuando esté en condiciones de mantener un diálogo con toda su atención.

• Guardar la calma y evitar dramatizar durante la conversación; por otro lado, mostrar seriedad, que entienda que es un tema que nos preocupa.

• Intentar conocer los motivos y la cantidad de alcohol que ingirió.

• Informar de nuevo sobre los riesgos del consumo y reflexionar juntos sobre ello.

• Expresar nuestra desaprobación ante el consumo con firmeza.

• Acordar conjuntamente consecuencias coherentes (retirada de refuerzos: salidas, horarios, dinero, …).

• Acabar la conversación con un compromiso de responsabilidad por parte de nuestra hija o hijo respecto al consumo de alcohol en la próxima salida. Además, reflexionar sobre nuestro propio ejemplo (qué uso hacemos nosotros del alcohol y otras drogas).

• De alguna forma, los padres y las madres somos un referente para nuestros hijos e hijas-aunque a veces sea para que lo hagan todo al revés-, pero esto no implica que no podamos beber. Si no pudiésemos beber porque ellos no pueden (o no deben), tampoco podríamos conducir un coche o tener una tarjeta de crédito…

• Más importante que si bebemos o no, es la manera en qué hacemos las cosas. Y en eso se fijarán nuestros hijo/as. Es importante poner atención en hacer un consumo responsable y, si alguna vez nos equivocamos, aceptarlo e incluso pedir disculpas a los hijos si es necesario.

Para cualquier consulta puedes dirigirte al 976179230 y preguntar por el Plan de Prevención de Adicciones o escribir un correo a prevencióEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Ayuntamiento de Cinco Olivas
Ayuntamiento de Alforque

Próximas Actividades

Calendario de Actividades

Agosto 2021
D L M X J V S
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Vídeo destacado

PROMOCIONES