Viernes 14 Agosto 2020

Sí, hay personas con mucho talento. Y mucha preparación. Y muchas, muchísimas ganas de ayudar. Esta crisis lo está volviendo a confirmar con la irrupción de los denominados ‘coronamakers’, nombre que reciben las personas usuarias de impresoras 3D que están uniendo fuerzas en la lucha contra el COVID-19 para fabricar los componentes de pantallas protectoras.

Es el caso de José Miguel Gasco y María Eugenia Cavero, vecinos de Quinto y propietarios de la tienda de electrónica y material informático ‘tiendarcquinto’. Ellos tienen claro desde hace años lo que la tecnología 3D puede suponer en un mundo como el actual, pero esta crisis sanitaria ha hecho que lo sintieran más que nunca en sus propias carnes. “Yo trabajo en un hospital, así que enseguida vi que escaseaba todo tipo de material de protección”, explica María Eugenia.

Así que no dudaron en poner su impresora 3D a funcionar las 24 horas del día al servicio de la causa. Entraron en contacto con el grupo de ‘coronamakers’ de Zaragoza. “Nos explicaron cuál era la mejor pantalla para imprimir, conseguimos el hilo específico biodegradable que se estaba utilizando y nos pusimos manos a la obra”, cuenta José Miguel, que compró su primera impresora 3D hace 10 años. “Entonces era todo mucho más artesanal, pero ahora hay muchos diseños de casi todo que te puedes bajar de la red de forma gratuita, no es necesario saber diseñar uno mismo”, añade.

Desde que comenzó esta crisis, José Miguel y María Eugenia llevan fabricadas unas 100 pantallas protectoras y otros tantos salvaorejas, que han sido repartidos sobre todo en Fuentes, Gelsa y Quinto. “No pertenecemos a ningún grupo de ‘makers’ concreto porque teníamos la dificultad del transporte, y con una sola máquina podíamos producir de una manera limitada, así que decidimos centrarnos en las necesidades de nuestra zona y hablamos con la Guardia Civil, que estuvo dispuesta a ayudar desde el primer momento trasladando las máscaras de protección una vez finalizadas a los distintos establecimientos de la Comarca”, explican.

Así, de forma directa o a través de varias personas de contacto, han ido recibiendo y atendiendo las peticiones de tiendas y de distintos establecimientos que han permanecido abiertos durante toda la cuarentena. “En los últimos días han aumentado las peticiones porque han empezado a abrir más sitios, como los bares y algunas tiendas que han estado cerradas. Tenemos también peticiones de particulares, pero no podremos atenderlas mientras tengamos encargos de establecimientos o personas que están cara al público, que son prioritarios”, comentan.

Entre impresión y montaje, cada pantalla tarda en estar lista tres horas, lo que se traduce en que, con la impresora imprimiendo las 24 horas, realizan entre 5 y 6 pantallas al día. “El material lo ponemos nosotros, pero también el Ayuntamiento de Quinto ha donado la goma elástica para el montaje de las pantallas, por ejemplo”, comentan.
La ayuda desinteresada de María Eugenia y José Miguel en la Ribera Baja es un granito de arena más que pone en valor la aportación total de los ‘coronamakers’ aragoneses, que han fabricado cerca de 33.000 pantallas durante el Estado de Alarma.

20200603 zafarache entrevistas coronamakers20200603 zafarache entrevistas coronamakers220200603 zafarache entrevistas coronamakers320200603 zafarache entrevistas coronamakers4

 

Ayuntamiento de Cinco Olivas
Ayuntamiento de Alforque

Próximas Actividades

Calendario de Actividades

Agosto 2020
D L M X J V S
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31
Fernando el cuponero
Jóvenes carroceros

Vídeo destacado

PROMOCIONES